Pandemia constructivista

Pascale Bourgeois (Universidad de Quebec en Montreal): Pandemia constructivista: el desastre educativo es global, estructural y sistémico.

«La triste verdad es que en nuestras facultades de educación se gradúan personas funcionalmente analfabetas».
«Los estudiantes de magisterio, particularmente los matriculados en el programa de educación preescolar-primaria, no quieren ser docentes por el simple hecho de enseñar. Sobre todo, expresan un gran amor por los niños y el deseo de desarrollar relaciones sociales y emocionales».
«Los futuros profesores aprenden a convertirse en guías, compañeros, una especie de pedagogo general que atiende atentamente a los niños frágiles. No importa si son cultos, si dominan el idioma de instrucción o el contenido de la materia».
«Los estudiantes se quejan de los cursos básicos engorrosos e inútiles. Estos cursos implican lecturas, la adquisición de referentes históricos y culturales, la comprensión de los fundamentos políticos, antropológicos y epistemológicos de la educación».
«El antiintelectualismo mostrado por muchos estudiantes ya no debería sorprender. Surge de una constante deconstrucción y devaluación del conocimiento durante las últimas décadas».
«La enseñanza centrada en el dominio del conocimiento a través del esfuerzo, el rigor y la disciplina hace tiempo que quedó obsoleta. La socialización prima sobre la educación, y la educación se ha transformado en un apoyo personalizado dirigido al desarrollo personal…»
«Esta educación centrada en el niño, que recibieron nuestros jóvenes en la Facultad de Educación, tuvo efectos adversos en su desarrollo intelectual y psicológico».
«Al descuidar ofrecerles una sólida formación intelectual, hemos creado generaciones de jóvenes adultos ignorantes, socialmente inadaptados, psicológicamente inestables y, a veces, francamente narcisistas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *