Hablar cara a cara


En un mundo donde el trabajo remoto es normal y la tecnología nos anima a buscar refugio en nuestras pantallas, no es inusual que personas socialmente seguras tengan dificultades en entornos sociales de la vida real. Como cualquier habilidad, el arte de la conversación es algo que puede perfeccionarse de manera confiable a través de la experiencia. Si no lo usas, lo pierdes.

Escribir a mano

Salvador Pons sobre la escritura a mano, el portfolio, el pobrepón, las lecturas obligatorias, etc:

Añadieron que, al tomar apuntes a mano, y al no poder escribirlo todo, tenían que seleccionar la información, para lo que tenían que estar más atentos. Como resultado, afirmaron entender mejor las clases de mi asignatura desde que escribían.

Veo más necesario que nunca la libreta

Llamadme anticuado o ‘profesaurio’ pero después de una década apostando por lo digital, con mis blogs,canal de youtube, kahoots, hasta trabajos usando RR.SS etc. veo más necesario que nunca la libreta, el cuaderno de siempre, tomar apuntes,copiar esquemas…
hacer un glosario al final, una portada creativa en cada tema, resúmenes, incluso diarios…hechos a mano. No se trata de renegar de las TIC,pero sí de reasignar en un lugar preeminente al cuaderno, llevarlo al día, con limpieza, orden, fecha del día, fechas importantes… porque la libreta, es decir, la escritura sigue siendo fundamental para el aprendizaje: ayuda a pensar mejor, a desarrollar el conocimiento si se trabaja con rigor. Escribir facilita la evocación y el estudio. Tanto en ABP como en el resto de tareas las pido por escrito…r

Requiere mayor trabajo para el profe de historia, en mi caso, pues las reviso casi semanalmente y al final de cada trimestre. Supone más faena porque sigo usando lo digital, bajo control, con rúbricas claras y proyectos como el último que hice en 4⁰ ESO y 1⁰ BAT… Lo que no entiendo es cómo, siendo profesor, no lo viste desde el principio. Habéis hecho mucho daño “adaptándoos” a cosas que deberían haber sido solo de apoyo.

Siempre traté de buscar un equilibrio pero es cierto que nos dejamos llevar por lo digital, las pizarras, las continuas salidas al aula de informática, etc. No reniego, readapto y doy más peso al cuaderno. Los chavales no saben redactar, esquematizar, resumir… les «duele la mano» a la décima línea… y no hablemos de leer, que eso ya es un milagro! Y a la hora de ponerse a estudiar, solo memorizan.